TODOS LOS OPOSITORES SE LLAMAN FLANNAGAN


El detective estaba perplejo. Había visto muchos casos a lo largo de su dilatada carrera, pero nada se asemejaba al presente. Lo que más le chocaba es que no había cuerpo, es más, lo relevante era la ausencia del mismo. A eso había que añadirle la certeza de la identidad del asesino. Eso estaba meridianamente claro. La víctima: las Oposiciones de Secretarios 2010. El asesino: el Ministerio de Justicia.

Volvió zambullirse, incómodo, en el sillón de su despacho. Era un despacho pequeño y modesto: escritorio, flexo, y una estantería con una serie de curiosos libros de tapas rojas. Mientras los miraba por enésima vez, pensó en la historia que tenía entre manos. Empezar por el principio siempre ayuda a la hora de resolver un misterio y por eso recordó los datos de las anteriores convocatorias: la de 2006, tras un parón de casi tres años y con hondas (y estúpidas) modificaciones de temario; la de 2008, dos años después, con el oral cortado por el verano. Desde luego el pasado de la víctima era turbio, casi tanto como el café que le ayudaba a mantenerse despierto por las mañanas, pero aún así había algo que no cuadraba. En los anteriores crímenes o bien existía un cierto patrón, o las cosas habían ido rematadamente mal desde el principio. En el actual, todo parecía ir bien, al menos en el inicio.

Su cínica mente, curtida de orales, le recordó el viejo refrán "si algo está bien, sólo puede ir a peor". Pero nadie se imaginaba, allá por el mes de noviembre, cuando empezaron los rumores, de lo que se avecinaba. Dichos rumores hablaban de convocatoria en enero, promoción interna antes del verano, test libre en junio y los orales a partir de septiembre. Se hablaba incluso de cinco tribunales, lo que hubiera permitido acabar prácticamente la convocatoria en un año.

La convocatoria en un año. El detective suspiró y se dispuso a servirse un whisky. Mientras su mano, con la piel excepcionalmente blanca, se acercaba a la botella, fantaseó de nuevo con esa antigua idea. Convocatoria anual, al igual que en jueces. Estaba convencido de que era el sistema ideal para cubrir plazas, dijeran lo que dijeran los burócratas de Washington. Un opositor va más tranquilo al examen sabiendo que tiene otra oportunidad el año siguiente y estudia mejor con una planificación clara. Con la sonrisa irónica que se le había marcado en la cara tras años de experiencia, alzó su vaso y bridó solitariamente por esa ilusión, "las buenas ideas merecen llevarse a la práctica".

El brindis fué respondido por el eco de las objeciones que se escuchaban tradicionalmente, "no hay tiempo para desarrollar la convocatoria", "se solapa con la siguiente". Tonterías, mil opositores se ventilan en poco más de cuatro meses, si es necesario, bien mediante cuatro tribunales, bien examinando los viernes. Y nadie se ha muerto (al menos no en esta ciudad) por echar la instancia de la nueva convocatoria estando pendiente de examinarse (bien del práctico, bien del oral, si es de los últimos). Es más, estaba convencido de que el Ministerio era capaz de prever el número de plazas necesarias para el siguiente año sólo con fijarse en las estadísticas existentes a los dos tercios del desarrollo del oral. Y sin embargo, no lo hacía. Eso acercaba al sospechoso a la categoría de psicópata, lo que nunca resulta agradable, aunque en ese trabajo, nada lo era. Por supuesto, la cuestión del dinero también era importante, el dinero siempre está detrás de la mayoría de los crímenes, pero la actitud del culpable era o la de un tonto o la de un loco. Pensar en cual de esas posibilidades era la real (si no las dos) le provocaba un escalofrío por la espalda.

El detective se levantó de la silla y paseó un poco por la habitación. Le gustaba desentumecerse un poco, las largas horas sentado le habían destrozado la espalda. Gajes del oficio. Con un movimiento de cabeza desechó el dolor (el alcohol ayudaba a mitigarlo) y se concentró en el caso. En los cómplices. En los Sindicatos.

Sindicatos. Sólo la palabra le dejaba en el paladar un regusto metálico, como si le metiesen el cañón de una 38 por la garganta. Realmente a veces prefería eso a algunas informaciones y declaraciones. No era un iluso, sin embargo, y entendía que los sindicatos defendieran a la Familia. Familia que normalmente empezaba y terminaba por ellos mismos, todo sea dicho. No obstante, no soportaba que le tomaran el pelo. Si te vas a inventar una mentira, esfuérzate en ello al menos. Sugerir que el test era demasiado pronto (como si estuviese prohibido estudiar antes de la convocatoria oficial), o aducir la reforma procesal para lograr un retraso (cuando la reforma afecta entre poco y nada a los temas de Promoción Interna) era, por usar un lenguaje que escandalizaba a su madre, allá en Arkansas, como si te estuvieran meando y te dijesen que está lloviendo.

Le indignaba también la temeridad de los Sindicatos, la falta de preocupación porque se produjese una guerra de bandas entre el Turno Libre y la Promoción interna, las tradicionales de la ciudad. Hubiera sido cómico de no resultar trágico. En retrospectiva, el detective reconocía que no era imparcial, su corazón (o al menos el lugar de su pecho donde solía estar éste) estaba con el Turno Libre. Lo que no era un obstáculo para reconocer la valía de los de Interna. Bravos muchachos, le hacían recordar los miembros de su unidad durante la guerra. Pero los datos son los datos, fríos como una biblioteca recién abierta. Y los datos decían que el numero de instancias echadas en la última convocatoria era de unos mil para la Interna y de alrededor de dos mil ochocientos para el Turno Libre, y que el número de temas para el oral variaba entre los 60 de TI y los 153 de Libre, y que, por tanto, el parón del verano debería establecerse en favor de estos últimos. Es más, en el utópico sistema de convocatoria anual que imaginaba, se dejaba un lapso de tiempo prudencial y con garantías para la promoción desde la gestión procesal...

De pronto sonó el teléfono. Al descolgarlo, el detective identificó la voz de uno de sus informantes, el rumor que había en la calle era que el test de Interna era en Junio y el de Libre a finales de Septiembre. Tras colgar el auricular soltó un silbido de sorpresa, alargó la mano y cogió un objeto del escritorio. Era un rotulador fluorescente ya gastado. Perteneció a su compañero, que cayó en acto de servicio. Mientras jugueteaba con el rotulador entre los dedos pensó: "este va a ser un caso muy largo".


13 magníficos comentarios, of course:

Warletorix dijo...

Comento aquí que no me quiero joder el pedazo de ambiente que me he creado (ejem):

Pd: sí, estoy enganchado a Castle. Y sí me pirran las novelas de detectives. Por si alguien se lo pregunta.

Mery dijo...

ERES MI ÍDOLO!!! Me ha encantado!!! Fíjate que estuve a punto de proponer un juego entre los bloggers, de dar unas directrices opositoriles y que cada uno escribiera su relato corto en función de las mismas, pero luego pensé que pasarían de mi culo... Claro que eso fue antes de conocerte jajajaaa ¡QUÉ GRANDE!! Hasta me jode no haber seguido más de cerca las polémica de secresXD
En fin, que me ha encantado, me ha encantado, ME HA ENCANTAO! ¿Ha quedado claro?
Oooolé!

Versión10 dijo...

Muy bien, qué mayor te has hecho. Me ha gustado tanto que sólo puedo versionarlo. Aquí te dejo mis morcillas. Están calientes.

Era un despacho pequeño y modesto: escritorio, flexo, y una estantería con una serie de curiosos libros de tapas rojas.Mientras los miraba por enésima vez,
[...] un minúsculo suspiro se escapó de sus labios. Imposible no asociar el color de esos libros con aquella mujer y su impactante melena rojiza[...]y pensó en la historia que tenía entre manos.
...
En el actual, todo parecía ir bien, al menos en el inicio. [...]Recordó el acento sureño de la fatal pelirroja cuando le susurró al oído 'esta vez será diferente'. [...] Su cínica mente, curtida de orales...

...

La convocatoria en un año. [...] Ni con toda su despampanente belleza podría aquella mujer haberle hecho creer algo así. Sin embargo, le había hecho creer otras cosas. [...]
El detective suspiró y se dispuso a servirse un whisky. Mientras su mano, con la piel excepcionalmente blanca, se acercaba a la botella, fantaseó de nuevo con esa antigua idea. Convocatoria anual, al igual que en jueces... [...] Y la mujer de melena leonina entre el tribunal. Ella era lista. Sabía que ese era el deseo de cualquier opositor. Ella era Satanás prometiendo el Cielo. [...] Y sin embargo, estaba convencido de que era el sistema ideal para cubrir plazas, dijeran lo que dijeran los burócratas de Washington.
...

En retrospectiva, el detective reconocía que no era imparcial, su corazón (o al menos el lugar de su pecho donde solía estar éste) estaba con el Turno Libre [...] y, en fin, prefería no pensar en qué otras partes de su cuerpo estarían con la pelirroja [...]

Tras colgar el auricular soltó un silbido de sorpresa, [...]aquel demonio de mujer le había vuelto a mentir [...],alargó la mano y cogió un objeto del escritorio.

La que come nata dijo...

Grande Warle!

Corpus dijo...

Sin palabras.Genial ;)

PD: Mery me parece muy buena idea la tuya. Después del examen me entragaré a la labor literaria jeje

Pignus gordianum dijo...

Hemos perdido un pésimo opositor pero hemos ganador un excelente escritor.No sabía lo de tu pluma.Me has dejado con la boquita abierta.
Nigeria -Corea, un uno(es lo que tiene ver tres entradas seguidas)

Faria dijo...

Sho te amo, payo.

Warletorix dijo...

Mery: espera, espera, espera, ¿me estás diciendo que tengo que volver a comerme el coco para sacar otra historia relacionada con las oposiciones? Me pido adaptar a Harry Potter, y Voldemort sea Caamaño.

Versión: enorme!! Ya pensé en lo de la mujer fatal, pero entonces se me hacía la entrada largísima, porque la imaginaba como la que le proponía el caso. Adem´s iba con prisa, no fuese que el Ministerio diese noticias y me dejase con el blog al aire.

Nata: gracias!

Corpus: pocas opciones de responderte me das entonces XD. Gracias!

Pignus: ¿pluma?, ¿no había otra expresión? Es un uno, estoy de acuerdo, pero los coreanos son muy de dar sorpresas.

Faria: grasias paya, endeverdá, sabes que sho también.

Pichús dijo...

¡Eres un crack, Warle! :) :)

vars dijo...

ajajaja que bueno WArle, que me ha dao coraje y to que se acabe la historia. Te ha faltado.. el "continuará"....

Un abrazo

julita dijo...

Te voy a decir que esta convocatoria es como la canción de Musikito "donde está la mosca, aqui o aquí", aysss como yo pille a Camaño por la calle un par de cosillas le digo, y fijate si echo humo que estoy por sacar la foto del mju para que me haga de sparring. Ese Warle, ya nos cuentas cosillas del CEJ.

yoly dijo...

desde luego como secre serás un fiera, pero si te va mal te bautizaré el John Grisham andaluz jajaja. Eres un crack ;)

Madison dijo...

Hi, I came across your site and wasn’t able to get an email address to contact you about some broken links on your site. Please email me back and I would be happy to point them out to you.

Thanks!

Madison
maddie0147@gmail.com