Full Metal Melancholy



Como no todo va a ser felicidad y jolgorio en mi vida, os voy a contar una historia depresiva, que creo que ya me tocaba en los casi ocho meses (ocho, cágate lorito) del blog.

Veamos. Mi preparador no está en mi ciudad, sino en la capital de la provincia, que está a unos 25kms... ¡ah, qué coño! si todos sabeis que soy de Chiclana. A buenas horas voy yo a ponerme a proteger mi identidad, si ya tengo asumido que un día salgo en la página de sucesos de El Diario de Cádiz, engordando el macabro (pero fascinante) historial del pueblo en los últimos años...

¿De qué estaba yo hablando? (para variar). Ah, vale, que yo soy de Chiclana, que mi preparador está en Cádiz y que tenía que coger el autobús dos veces por semana (salvo en las ocasiones de la entrada anterior, claro ;)). Lunes y jueves a las 20:30. Una y otra vez. Año tras año (¿habeis notado como con lo del "año tras año" le meto dramatismo?, ¡sillón W para mí, ya!).

Así que llegaba, me montaba en la parte trasera del bus, porque mola más que sentarse delante, justo en los asientos que hay tras la salida posterior y desplegaba mi arsenal de esquemas, listas y hojas de carperis sueltas. Sí, no me mireis con esa cara, repasaba de camino al prepa (por cierto, mi hermana odia esta abreviatura). Yo, al igual que Mike Seaver, trabajo mejor bajo presión.

¿Qué os pasa? ¿Y ese murmullo? Os noto agitados. Ah, ¿que dónde está la historia depresiva?, ¿que hasta ahora no son más que las gilichorreces de costumbre? Un momento, un momento, dejad que me explique (coñe, que peor es Arrayan).

El nudo de la historia se encuentra en que siempre, en la primera parada, se montaba un pasajero. A ver, se montaban varios, pero uno siempre coincidía. De hecho, los únicos ocupantes del vehículo que repetíamos lunes tras lunes, jueves tras jueves (año tras año), en esa hora que ni es tarde ni es noche, éramos él y yo.

Nunca cruzábamos palabra, ni siquiera nos saludábamos (joder, esto se parece cada vez más a una historia erótica, como aparezca un vicario la liamos). El se sentaba en la parte de delante, en mi misma fila de asientos. Nos levantábamos a la vez, puesto que bajábamos en la misma parada, pero ni siquiera entonces cruzábamos palabra (taaan cruito), sino que hacíamos un leve movimiento con la cabeza o emitíamos un ininteligible sonido que ni siquiera llegaba a oir a través de mis auriculares (me remito al penúltimo paréntesis). Nos apeábamos y cada uno a lo suyo.

Y así una y otra vez (ya, ya, año tras año; ahora pegaría una de esas escenas, en plan Notting Hill en las que las estaciones van sucediéndose, marcando el ciclo de la vida aahhhhchibuennññaaa!!). Sólo variábamos la rutina los meses de verano, en que voy los viernes, y cuando se acercaba un examen, que me cuelo en Cádiz los sábados por la mañana (CSPM*). Me gustaba esa sensación que tenía los meses de septiembre (a coro: ¡año tras año!), la duda acerca de si iba a volver a encontrármelo después del verano;si esa rutina, tan cara a los opositores, iba a mantenerse invariable (aggh, que ñoñez).

Ya hace tres meses que no cojo esa línea. No he vuelto a ver al pasajero desconocido. De vez en cuando me acuerdo de él, ¿seguirá yendo a la capital lunes y jueves (ahora en inglés: year after year)?, ¿se acordará de mí? Por el pifostio que montaba sabrá que soy opositor, ¿pensará que he aprobado?, ¿que me he dado por vencido?

Es un símbolo de la vida que ha acabado y de la que se inicia ante mí. El anónimo del autobús no volverá, y me alegro. Pero también lo recuerdo con cariño.





Ahora, como sea un amigo de mis padres y me haya tirado seis años sin saludarlo, me matan. El rencor que tendrá acumulado ese pobre hombre.





Pd: ¿Qué? ¿Que tal ha ido la cosa? ¿Alguna lagrimita?



*CSPM: Con Su Puta Madre

14 magníficos comentarios, of course:

Faria dijo...

Coño, pero si ese es mi primo Manolo!!! O_O Y tú sin saludarle, qué poca vergüenza... :P

Cuando iba a la Universidad me pasaba lo mismo con una chica en el andén del metro... año tras año. También me pregunto qué habrá sido de ella... ¿Habrá notado que desaparecí? :)

Luisa dijo...

jajajjaa!!! me ha encantdo la entrada!!!

A mí ahora me pasa lo mismo, que siempre cojo el bus con el mismo tio, todos los lunes y jueves, de hecho, por mi parada pasan dos buses que m dejan cerca de casa de mi prepa (me mola lo de prepa), y yo siempre cojo el que pille él...es un tio listo...después de 5 meses de observarle me he dado cuenta de que siempre coje el bus que llegará antes a la parada de destino, y es que tieen muy controlados los tiempos de paradas de los buses el tio! El Dios de la parada!!!

No sé si me recodará el día que me vaya (espero qe no sea despueés de muchos años y años pleaseeeee), y si me recuerda será como la friki que leía el Código Penal en el bus...aquí una haciéndose una famita...Pero en cualquier caso yo siempre me acordaré de él, por ser el tio que me hacía llegar puntual!!!

un besazo

Anónimo dijo...

Por lo menos tu puedes desplegar el Arsenal de apuntes en otros asientos, porque lo q es ir en el metro cada lunes y cada jueves ( año tras año;-) ) con los resúmenes códigos y demás como yo, hay q ser macguuiver!!

Lau;)

BRosaLe dijo...

Claro que era amigo de tus padres!!! lo mandaban cada lunes y jueves, año tras año, para comprobar que efectivamente ibas al prepa ( hermana pequeña: prepa, prepa, prepa, jajaja )y no te sucedían ninguno de los "yo jamás" de la entrada anterior...

Yo, en mi corto recorrido a casa del prepa ( prepa, prepa, prepa ), 2 minutos mal contados, na más que coincidía, no cada lunes y jueves, año tras año, sino de vez en cuando con las que iban a la clase de aerobic de las 21h. en el pabellón del colegio San Felipe Neri, que no creo que hayan reparado en mí en ningún momento...

Versión10 dijo...

ERA YO.

yoly dijo...

Como me fastidia no poder contar nada parecido, puesto que yo hago 60 km pa ir al prepa (prepa prepa prepa jeje)solísima y en mi coche,y además voy recitando como los locos, que en algún semaforo un dia de estos me ponen la camisa de fuerza jajajajaja. El personaje en cuestión al que espero no echar de menos es al revisor del ticket de la zona azul donde me toca aparcar por huevos en el residencial de mi prepa que me saca de quicio cada vez que me asomo a la ventana y lo veo mirando si me paso de la hora...
PD: yo de tu pueblo sólo digo siempre una cosa que me encanta "como los de chiclana: hago lo que me da la gana" ;)
Salao!

hotburrito in blue dijo...

Jo, yo soy del que le coge cariño a los lugares por muy mal que lo pase en dicho lugar. Creo que en el futuro se escucharán psicofonías mías en los pasillos del Supremo, tantas vivencias...algo de nosotros habrá quedado impregnado allí, digo yo. (fin arrebato ÍkerJ)

Pero al tema, en estos días de calma relativa pasé cerca del lugar de los hechos, donde cada martes y viernes, y luego cada lunes y jueves iba a cnatar los temas. En bici cuando el tiempo y la salud lo permitían y en bus cuando no...Y esperar que saliera el compañero que me precedía (entrábamos de 1 en 1), y dejar pasar 10 minutos para mirar la prejudicialidad europea en el portal de su casa, y la subida terrorífica del ascensor...

Bueno, y eso es sólo la primera fase de la oposición, cuando Minas Tirith era sólo 4 chabolas...en fin, que como es una entrada melancholy termino con un.....sigh.....

La que come nata dijo...

¿nunca has probado a desplegar los apuntes en casa del prepa mientras te pregunta que tal la semana y no le haces ni caso? Son los minutos con más concentración del mundo.

Últimamente voy a tomar un café sola antes de subir a cantar, cafetería cutre, dos clientes y una mesa para mi sola. El primer día me miraron raro, ahora intuyo que me tienen cariño que nadie me molesta mientras repaso mis 15 minutos. El día que apruebe después de un millón de años espero que se pregunten que ha sido de mi y si en verdad estaba era una loca.

Mery dijo...

Ay, yo por desgracia con tanto cambio de prepa no tengo individuos entrañables que me vean semana tras semana...
¿esta es una entrada depre? ayyy lo que te queda pa sacarme una lagrimita;) jajajaja Si eso de felicidad, por tu cambio de vida;)
Enhorabuena champion!!!

Corpus dijo...

Muy buena la entrada Warle!! A pesar de que el fin fuera meláncolico me ha hecho mucha gracia. Lo de achibueeña es buenísimo jeje.
Me ha recordado una canción de ISMAEL SERRANO que se llama RECUERDO (salvando las distancias y elevándolo todo a la máxima de meláncolia, eso si)
A mi también me pasa con algún que otro pasajero de las 8:30 de la mañana trayecto torremolinos-malaga. Y lo más curioso es que puede la otra persona piense lo mismo. En fin, cosas del transporte.

preferiría ser prenda a ser pignorante dijo...

Jo, estas historias hacen llorar ,me has puesto sensiblón y todo.Nunca más lo verás , pero si lo volvieses a ver estoy convencido que con todo el tierno recuerdo que despliega en tu mente no pasarías de un ..ej!, si es que es así añoramos las cosas más tontas,jejejeje.

vars dijo...

Warle, al final vas acabar como Manrique. Cualquiera tiempo pasado fue mejorjajaja. Y es que a todo al final le cogemos cariño.Seguro que al final todos le cogemso cariño a esos largos y fríos pasillos del TS. Pero bueno, etapas de la vida. Dentro de unos meses vivirás el ajetreo de la vida diaria en
los juzgados y tribunales y eso sí que mola. llegas, hablas con uno de la jornada de la champions del día anterior, te tomas tu cafelito,trabajas(porque también hay que trabajar eh), tienes tiempo libre etc en fin, una vida más normal que la de los opositores
A disfrutar que te lo mereces

carteles17 dijo...

A mi me ha pasado pero encontramelo al cabo de unos años resultando que ear amigo de un amigo.Nunca se sabe igual te lo vuelves a encontrar

Anónimo dijo...

Me ha encantado la historia!!! Pensaba que yo era una rara por pensar qué habría sido de aquella persona con la que me cruzaba cada dia, cada semana!!! No estoy sola!!! ;) Eres como Amelie!!! ;)
Y como hotburrito, se le coge cariño a los sitios!!! Ese portal del preparador, con el mismo olor de siempre, los nervios de subir, de llamar a la puerta... (En mi caso siempre que subo por las escaleras huele a melocotón, seguro que si entro en otro sitio en el que usan el mismo detergente me da un ataque de nervios, aunque solo sea porque el olfato es el sentido que mas memoria tiene)
Ains! Si al final me va a gustar la rutina!

Constituta78